Alimentos: Frutos secos y sus propiedades

Frutos secos. Tipos y variedades

Los frutos secos son un recurso energético y culinario valiosísimo. Los frutos son uno de los mejores aliados del ser humano para combatir muchas patologías y enfermedades, entre otras, el colesterol. Los frutos secos y, especialmente las nueces, son un perfecto regulador del colesterol. [Alimentos que reducen el colesterol]

Un almacén energético para el frío del invierno, los frutos secos son también excelentes ingredientes de riquísimos postres, algunos de ellos como la almendra, alcanzan las cotas más altas de aceptación, a través de productos como el turrón.

Pero la variedad de este alimento y sus diferentes sabores lo hacen aprovechable como ingrediente de mil platos, incluso en solitario constituyen uno de los aperitivos más preciados.

Las recetas con frutos secos podrían ser infinitas, tantas como se nos vengan a la cabeza. Las almendras, por ejemplo, se utilizan en muchas salsas y guarniciones; las nueces son protagonistas de muchas ensaladas y aperitivos como los quesos; los pistachos suelen tomarse solos y las pipas se incorporan en muchos bizcochos y también en las ensaladas. Todo esto sin tener en cuenta elaboraciones de tartas, empanadas y demás horneados que en su lista de ingredientes para la elaboración no faltan los frutos secos.

Además, la riqueza de los frutos secos y sus innumerables beneficios para la salud los han convertido en indispensables también en muchas dietas para perder peso y para superar los momentos de hambre. Éstos frutos aportan muchos nutrientes al cuerpo humano y se pueden servir en crudo, fritos, hervidos, troceados, picados... de todas formas están deliciosos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada. Aceptará su uso si continua navegando. Más información Entendido