FREIR (COCINA)
Freír en general, sumergir un preparado en una grasa caliente y mantenerlo hasta su cocción. En España cuando hablamos de freír lo asociamos al aceite como grasa que se utiliza de forma generalizada, especialmente al aceite de oliva. El arte de freír incorpora mucha sabiduría dependiendo de los preparados y otras características que pretendamos conseguir con la fritura.

Consejos generales para freír:

- Los alimentos deben estar secos (de los contrario, con agua o líquidos salpicará fuertemente); -

- Deben tener un tamaño apropiado, evitando las dimensiones excesivas que impidan que la temperatura alcance el centro de la pieza y no se haga bien en su totalidad;

- También freír tiene sus trucos: el exceso de aceite de un alimento frito puede corregirse con papel absorbente.

- No debe taparse el alimento mientras se fríe o tras ser frito.

En muchos fritos, los alimentos se recubren antes para potenciar su sabor en la cocción una vez en contacto con el aceite. Las tres formas más conocidas son el empanado, el rebozado y el enharinado. Una variante en México (con los Chiles) es "capear un alimento" es decir, pasarlo por harina y huevo batido, sinónimo de rebozado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada. Aceptará su uso si continua navegando. Más información Entendido