AZAFRÁN
Azafrán. Son los pistilos de las flores de este nombre. Su olor es más bien fuerte, de sabor agradable y su color es amarillo característico. Para obtener un kilo se necesitan unas 250.000 flores. Se recolecta en invierno; se separan sus pistilos de las flores y se tuesta a fuego lento. Su cultivo fue introducido en la península por los árabes.

Es un condimento muy apreciado y valioso en la cocina española, aportando a los platos un característico color anaranjado "color azafrán" y un sabor ligeramente amargo, así como un aroma exótico.

Algunas industrias como la láctea (quesos), la repostera de calidad, lo aplican para dar color o sabor aromatizante. Su alto precio hace que sólo su empleo se reduzca a los productos de mayor calidad.

El azafrán es utilizado como especia para numerosos platos: pescados, sopas, mariscos, etc. Pero es en le arroz donde encuentra un maridaje perfecto. Las paellas adquieren sus color característico con la ñora y el azafrán. La dependencia del color de este último es tan elevada que de no disponer de azafrán se suelen emplear colorantes sucedáneos.

El azafrán tiene potentes propiedades medicinales que se investigan en la actualidad.

Es originario de Oriente, donde se ha cultivado desde siglos como especie perfumada, colorante y planta medicinal. Uno de los mejores azafranes del mundo se produce en Castilla - La Mancha y se diferencia de otros porque los estigmas rojos sobresalen de la flor y por tener muy poca longitud en el estilo.

Aunque se produce en La Mancha, es en Novelda donde están las mejores marcas. Carmencita, es una de las marcas más señeras y de mayor prestigio a la hora de hablar de especias y muy particularmente de los azafranes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada. Aceptará su uso si continua navegando. Más información Entendido